lunes, 2 de mayo de 2011

¡Tsunami!

Está de moda hablar de TSUNAMIS, ya que por las tristes noticias recientes mucha gente conoce el término y lo está aplicando a otros temas que no son los climáticos.

En Medicina también aparecen TSUNAMIS que ponen patas para arriba los conceptos y las conductas terapéuticas que los profesionales de la salud (o, más bien, de la enfermedad) hemos sostenido durante mucho tiempo.
http://www.flickr.com/photos/yourdon
El término más corriente es ROMPER PARADIGMAS, pero en ciertos momentos la dimensión de romperlos toma las proporciones de un verdadero TSUNAMI. Y sus efectos pueden ser igualmente devastadores: si los que trabajamos en el área médica y los pacientes no tomamos las medidas adecuadas, como en el TSUNAMI, no sobreviviremos o quedaremos muy afectados.
Bueno, pues un TSUNAMI, cuyo origen se remonta a 1.864  y tomó cierta fuerza en 1972, acaba de ser impulsado por GARY TAUBES, en la revista del NEW YORK TIMES, como lo mencionara en mi última entrada.
Después de leer su extenso artículo (y ver el video del Dr. Lustig y otro del Dr. Christopher Gardner, de la Universidad de Stanford) estuve estudiando por 10 días un montón de material que abarca más de 150 años de investigaciones en nutrición y medicina. Y ahí vino el ¡TSUNAMI!

Durante años, y bajo la hipótesis de que la grasa es dañina para el corazón, hemos insistido INFLEXIBLEMENTE en reducir al mínimo el consumo de grasas dentro de la comida: tenemos casi 60 años de dietas LOW FAT.
Al revisar el material incluido en los libros de Gary Taubes, Loren Cordain, Atkins (sí, el mismo, el de la famosa dieta), y los videos, se hace claro de que NO HAY EVIDENCIA concluyente de que la grasa ni el colesterol dentro de lo que comemos sean los responsables de la epidemia de enfermedad cardiovascular que estamos viviendo.
Esto va en contra de la sabiduría médica tradicional que está cansada de repetirnos que la grasa saturada y el colesterol dentro de la dieta “nos están matando”.

http://www.flickr.com/photos/fdctsevilla/
Me vienen a la mente 2 anécdotas históricas:
La primera tiene que ver con Galileo, quien  aseguró que la tierra no era el centro del universo, lo que generó un conflicto entre el Razonamiento inductivo y el Razonamiento deductivo. El razonamiento inductivo se basaba en la observación de la realidad, propia del método científico que Galileo usó por primera vez, ofreciendo pruebas experimentales de sus afirmaciones, y publicando los resultados para que pudiesen ser repetidas. El razonamiento deductivo parte en última instancia de argumentos basados en la autoridad, que era para la época de Galileo o bien filósofos como Aristóteles o las Sagradas escrituras.
Es decir, de acuerdo a los expertos de su época, Galileo no sólo estaba equivocado, sino que cometía herejía, por lo que bajo amenazas de tortura y muerte (1633), aceptó retractarse.

Sin embargo , su obra cuestionó y resquebrajó los principios sobre los que hasta ese momento se había sustentado el conocimiento e introdujo las bases del método científico que a partir de entonces se fue consolidando, aunque pasaron más de 100 años para que el paradigma fuera modificado, y, finalmente, no fue hasta  1933 que la Iglesia reconoció a Galileo como «el más audaz héroe de la investigación ... sin miedos a lo preestablecido y los riesgos a su camino, ni temor a romper los monumentos»


Te invito a descubrir la segunda anécdota mañana.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...